14/05/2018 15:36:04
SILENCIO Y REUNIONES: LA TENSA ESPERA DE LOS OBISPOS CHILENOS
A un día de que comience el crucial encuentro con el Papa, los prelados se han dejado ver poco y nada. Una que otra caminata por el Vaticano y mínimas conversaciones de pasillo. El Pontífice les solicitó “prudencia y silencio”.
[+] Ampliar Imagen
“Con mucha prudencia, esperando y siguiendo el silencio pedido por el Papa Francisco”. Así definió hoy una fuente de la Iglesia chilena, presente en el Vaticano, las horas previas que están viviendo los obispos de Chile, antes de su crucial reunión con el Pontífice, programada para comenzar mañana martes y finalizar el jueves.

También agregó otra idea: “Se ven calmos, pero hay tensión en el ambiente”. Ya solo faltan horas. “Hagan lío”, es una de las frases más famosas del pontificado de Francisco, la cual el argentino lanzó en referencia a la necesidad de que el mundo católico se haga notar, evangelice, pida la palabra, ayude, denuncie injusticias y literalmente “meta bulla”.

Para el tema de los prelados chilenos, en cambio, se trata justamente de lo contrario. La idea que se les transmitió es que, como los ojos eclesiales y periodísticos del mundo están sobre ellos, no se trasunte nerviosismo ni mucho menos rumores de pasillo.

A las 18.00 horas del Vaticano, mediodía de Chile, comenzó la conferencia de prensa encabezada por los obispos Fernando Ramos, secretario general de la Conferencia Episcopal, y Juan Ignacio González, titular de la diócesis de San Bernardo. Fue la última antes del encuentro papal. Ambos lucían serios.

Antes de eso, los obispos de la Cech tuvieron una reunión de coordinación en la Casa del Clero, donde aloja la mayoría.

En las calles, poco y nada. El obispo auxiliar de Santiago, Jorge Concha Cayuqueo, salió a caminar por algunas cuadras cercanas a la Plaza de San Pedro. Mientras, varios grupitos, de dos y tres prelados, se reunían en el lobby de la Casa del Clero. “Conversaciones breves, de minutos, y se dispersan; no quieren que parezca copuchenteo”, describió otro chileno presente.

Tras el almuerzo, algunos también decidieron caminar. Fueron Galo Fernández (obispo auxiliar de Santiago), Celestino Aós (obispo de Copiapó) y Oscar Blanco (obispo de Calama).

El comienzo
Mañana martes, el Papa Francisco se reunirá con 31 obispos auxiliares y tres eméritos de la Conferencia Episcopal, para discutir acerca del informe realizado por el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, tras su visita a Chile, en el cual se refiere a las denuncias realizadas por las víctimas de Fernando Karadima y un eventual encubrimiento del obispo de Osorno, Juan Barros Madrid.

Sobra la metodología del encuentro, hasta ayer por la tarde en Roma no había muchas luces. “El Nuncio (Ivo Scapolo) acaba de volver a Chile, estuvo en Italia por razones personales; él asistió a las primeras sesiones de la asamblea plenaria en abril. No hemos recibido ninguna instrucción del Nuncio ni de nuestro encuentro con el Papa”, aclaró el obispo Fernando Ramos.

Para muchos, sin embargo, esto, la citación a los obispos, es solo la punta de un iceberg mucho mayor. Ayer, en la conferencia de prensa, el obispo Juan Ignacio González, de San Bernardo, fue claro: “Es posible que el Papa tenga más información; nosotros nos hemos reunido con muchas víctimas, pero no hemos logrado llegar al fondo del problema”.

Agregó que “el punto central son las víctimas, siempre se puede reparar y caminar en la reparación hacia las víctimas. Si hacemos las cosas bien, con humildad, esperanza, efectivamente pensamos que podemos reparar con tiempo todas las heridas de la sociedad chilena y las víctimas, que son lo primordial para la Iglesia en este momento”.

Fernando Ramos, en tanto, sostuvo que “si este problema persiste, si el dolor y la indicación de algunas víctimas continúa, quiere decir evidentemente que no hemos bien nuestro trabajo”.

Respecto de la situación general de la Iglesia, González dijo que “en todo el mundo está pasando esto; a medida que se va conociendo que queremos extirpar el abuso sexual, de poder, se van destapando estos casos. Hay que saber que muchos de los procesos que aparecen en muchas partes del mundo tienen años, por eso se está estudiando la imprescriptibilidad de los delitos. Hay una disposición del Papa Benedicto, del Papa Francisco y de nosotros para que esto termine definitivamente”.

Cuando se les consultó por una autocrítica, Ramos sostuvo que “uno de los mea culpa que tenemos que hacer es que no estamos preparados para cosas que escapan de nuestro ámbito normal de vida. No teníamos ni la preparación ni capacidad para saber entender qué pasa en una víctima, por qué se demora tantos años en declarar las atrocidades que ha sufrido. El abuso de poder y asimetría lo hemos ido descubriendo de a poco. Estamos aprendiendo y queremos no volver a cometer los errores pasados”.
Autor: Sergio Rodríguez, María José Blanco y Juan Paulo Iglesias


Comentarios

Nombre :

Comentario :



Caracteres restantes: 1500
Tu Opinión nos Interesa, pero recuerda que Soberanía Radio no se responsabiliza por los comentarios emitidos y se reserva el derecho de publicar o eliminar aquellos comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios y/o que esté fuera de contexto.